fuckin train

Train Does Led Zeppelin II: Train | Reseña

Nota0
0

¿De verdad es necesaria la existencia de este disco? Lo digo en serio. ¿De verdad había que lanzarlo? Quisiera estar bromeando, pero estoy demasiado molesto. Ni siquiera quiero darle análisis profundo a cualquiera de sus canciones, porque considero que este disco es una estafa de proporciones considerables. Ni siquiera la FIFA ha robado tanto como este disco. Ni siquiera el autor “original” de estas canciones que nos convocan ha asaltado tanto como esto. ¿Era necesario que saliera al mercado? ¡NO! ¡MIL VECES, NO!

Train es una banda con un par de éxitos por aquí y por allá, siendo el más connotado “Hey, Soul Sister” y que durante este año tuvo una “BRILLANTE” idea: Recrear el clásico segundo álbum de Led Zeppelin de 1969. Ahora bien, al escuchar esto, uno se imagina que ellos vendrán con una colección de sus propias versiones de aquel disco, uno de los mejores de la carrera de aquellos locos británicos liderados por Jimmy Page, el mayor ladrón de música negra según Homero Simpson, con el sello de la banda o con un sonido nuevo. De por sí la idea era mala, ¿Cómo Train lo haría para tocar Led Zeppelin II y salir de forma digna con algo así? Bueno, la solución que encontraron ellos fue la más floja y detestable de todas: RECREAR EL MALDITO DISCO NOTA POR NOTA.

No estoy bromeando, Train literalmente toca Led Zeppelin II de la misma forma que el album original. Ninguna variación. Los mismos tiempos de duración, a la misma escala e incluso con una producción que intenta emular el sonido de la batería de John Bonham. El disco es una forma de robar el dinero de los incautos fans de la banda británica, e incluso a algunos de sus propios fans, dándoles una copia pirata de las canciones que conforman aquel disco. La parte intermedia de “Whole Lotta Love” es exactamente igual, solo que con unos gritos menos, y el solo de batería de “Moby Dick” es el mismo, no estoy bromeando, ¡el mismo!

No señores, no se dejen embaucar. No compren este álbum por nada del mundo. Evitenlo. Si quieren escuchar Led Zeppelin II, compren el maldito Led Zeppelin II, no esto. O si desean ayudar a una organización de caridad (Que es lo que supuestamente pretende este objeto del delito), vaya a donar directamente o simplemente realice sus propias acciones. Por lejos, el disco más innecesario, más falso y más patético que podrás encontrar. Train se comporta como un verdadero asaltante a mano armada, y depende de ti que no roben tu dinero, o tus megas de internet, o tu cuenta de Spotify. ¡Vete al demonio, Train!

Pablo Rojas

Se supone que estudio Periodismo. Al menos eso dice la credencial de mi Universidad... ¡Sabia que debi doblar a la izquierda en Albuquerque! En twitter puedes hallarme como @sr_Alga