artworks-000143597723-28pt9g-t500x500

No More Parties in L.A.: Kanye West | Canciones

Creo que los mejores momentos de Kanye West a lo largo de su carrera han sido cuando ha sido honesto consigo mismo. Es lo que le faltó en Yeezus y lo que le permitió golazos como sus primeros tres discos. Cuando hablaba sobre botar carreras universitarias y sus porrazos personales le salía bien, cuando trató de conversar con Dios y jugar a ser Death Grips le salió mal. Atento.

“Parties”, la nueva adición a esta ola de G.O.O.D. Fridays es una canción que me hace volver a ese Kanye que quiero, al que me hacía sentir un poco triste, porque sus problemas se sentían reales, porque cantaba desde sus sentimientos, porque sonaba, conectaba y llegaba, por muy distintas que fueran nuestras situaciones, sentía humanidad en esas canciones.

No es a través de los versos más pulcros. Este Kanye evoluciona de la agresividad de su último álbum para retomar las temáticas familiares y humanas a las que ya le hacía ojitos en “Real Friends”. El cabro está enojado y preocupado, pero nunca confundido, el track es balazo tras balazo en una sucesión de rimas tremendas que arman un verso que se come más o menos la mitad de la longitud de la canción.

Ye nunca ha sido un capo rapeando. Su estilo es algo torpe y sus letras no tienen mucha complejidad, pero cuando lo hace de forma honesta su persona y sus canciones ganan por todos lados. No deja de ser un tipo arrogante, pero también es un tipo aproblemado, algo torpe con la vida y que deja ver un poco de tristeza tras el glamour que tanto le gusta. Este es Kanye, es el que quiero.

West debería aprender de la recepción de este single, aprender que a veces no es necesario ir adelante, copiar vanguardias ni hacer grandes statements. A veces tan solo basta con decir la verdad y todo saldrá bien. Porfa, no más fiestas.

Matías Sanllehi

Persona contenta.